Chubut - Patagonia - Argentina 21 de Jul de 2024

Alertan sobre una crisis “sin precedentes” en el turismo


En el fin de semana del Día de la Bandera viajaron 1,8 millones de turistas por Argentina y gastaron $303.405 millones. El número de personas que se trasladó fue 20% menor al mismo fin de semana del año pasado, y gastó 24,3% menos a precios reales.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la variación interanual en el último trimestre muestra una caída del 11,3% en hoteles y una disminución del 14% en la ocupación de huéspedes. Al tiempo que un informe elaborado por el Frente Renovador advierte que “Argentina enfrenta una crisis turística sin precedentes debido a la virulencia y ferocidad del ajuste económico que está aplicando el Gobierno Nacional”.

El informe señala que las medidas económicas recesivas están impactando negativamente en el sector turístico. “El aumento irracional de las tarifas de luz, gas, agua, entre otros servicios, sumado a la falta de incentivos al turismo por parte del Estado Nacional, está rompiendo el mercado interno, generando más desempleo y la caída de Pymes, como ocurre con otros sectores”, alerta el documento.

Como resultado, el informe destaca que el rumbo económico del Gobierno está provocando descensos significativos en varios sectores clave como ser la ocupación hotelera, la gastronomía, al tiempo que se destruye el mercado interno.

Los datos arrojaron que las principales ciudades turísticas registran ocupaciones hoteleras por debajo del 20%, mientras que la gastronomía sufre una baja interanual del 12%.

Además, el informe señala que la temporada de verano pasada registró un desplome del 18% en la actividad turística.

Medida a largo plazo para el turismo

A puertas de la temporada de ballenas y ya cursando la temporada de invierno, el ex director de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Turismo, Ambiente y Deporte de la Nación, Sergio Castro, advirtió que el país se encuentra “atravesando la peor temporada baja de la historia”. En ese sentido, el especialista añadió: “Las temporadas bajas malas rompen un proceso muy virtuoso que se había logrado en la gestión anterior que era conseguir que tuviéramos turismo activo todo el año”.

Durante los tres días del fin de semana largo debido al feriado en el que se conmemoró al General Güemes, del 15 al 17 de junio, viajaron 802 mil turistas, los que representa un 64,3% menos que en la misma fecha del año pasado, según datos oficiales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Con respecto a esta reducción de movimiento turístico, Castro señaló que “la industria del turismo está al borde del colapso porque el Gobierno creó un combo letal para su destrucción: una brutal recesión económica, la destrucción del mercado interno y un aumento ilógico de tarifas”. A esta caída del turismo interno se le añade el derrumbe en el turismo receptivo, el cual sufrió una caída del 23% interanual.

Además, remarcó el ex funcionario: “Entre abril y mayo del 2024 hay un 13% menos de turistas extranjeros que vienen a la Argentina y esto se debe a la falta de planificación, dedicación y tiempo para el turismo receptivo por parte del gobierno”.

Menos consumo, más desempleo

Castro, que integra los equipos técnicos del área de turismo del Frente Renovador, expuso que “entramos en un círculo vicioso en el que los argentinos han sufrido una abrupta disminución del consumo. Esto ha llevado a que las empresas vean reducida su rentabilidad, lo que las obliga a achicarse y, a su vez, provoca un aumento del desempleo”.

En la misma línea, afirmó: “Scioli está llevando adelante una de las peores gestiones de turismo de la historia argentina. No hay gestión ni medidas en el largo o mediano plazo para el turismo por parte del gobierno. Nos han llevado a una crisis autoinfringida para romper todos los consensos que se habían estado construyendo entre el sector privado y el público para generar una industria estratégica como la del turismo, que era la primera generadora de empleo”.

A su vez, a días de comenzar la temporada de invierno, Sergio Castro proyectó que “vamos a tener una temporada muy baja en ocupación y sobre todo en consumo debido a que en estos momentos de recesión los turistas no consumen más allá de lo que han contratado previamente para su viaje”.